Noticias

Todo sentimiento y corazón: Juan Pedro García López exaltó a la Santa Cruz



En la noche de ayer tuvo lugar la trigésimo novena edición de la Exaltación de la Santa Cruz, recayendo en esta ocasión sobre los hombros del cofrade isleño don Juan Pedro García López.


El acto tuvo comienzo tras la Eucaristía de las 20.30 horas y, como medida excepcional debido a la pandemia, se celebró en la Parroquia del Santo Cristo en aras de lograr un mayor aforo y espacio de distancia social entre los asistentes.


Minutos antes de la Eucaristía el exaltador y el presentador, acompañados de algunos familiares y amigos, acudieron a la Capilla del Santísimo Cristo de la Vera†Cruz, donde tuvieron ocasión de rezar ante nuestros Amantísimos Titulares y encomendarse a ellos antes de pronunciar el texto.


Ya en la parroquia, presidida para la ocasión por la reliquia del Santo Lignum Crucis, comenzó el acto en torno a las 21.45.

La presentación corrió a cargo de don Manuel Franzón Romero, quien con sentidas palabras desgranó la persona del pregonero y su trayectoria en los atriles. A continuación, comenzó la intervención de nuestro pregonero.


Setenta veces siete. Un mensaje de perdón basado en el amor al prójimo. Juan Pedro inició con fuerza la glosa haciendo alusión a las palabras del Evangelio y estableciendo una vinculación entre la Cruz de la ofensa y el amor como respuesta: la cruz de la persecución religiosa, la cruz del sacrificio de lo material en la juventud para seguir a Jesús, la cruz de los enfermos en la pandemia que nos azota, la cruz del sufrimiento de María...y el amor siempre por respuesta.


Un mensaje directo, claro, sencillo y a la vez con aplicación en el día a día llevándonos a la reflexión personal.


No faltaron los piropos a nuestras Benditas Imágenes y las distintas advocaciones de la Ciudad, ya que Juan Pedro supo dar un pregón a la Cruz teniendo presente su condición de isleño, cofrade y cargador.


Tras las bonitas y sentidas palabras del pregonero nuestro Hermano Mayor le hizo entrega del ya tradicional relicario; recuerdo de este día.


¡Gracias, pregonero!